Blog

Cuando canta un mirlo, y de su garganta sale una miniatura musical

 

La mayor parte de las aves cantoras se ajustan a patrones de canto más o menos estables. Cantan lo que aprenden, imitan lo que les rodea. Pero los mirlos no se conforman con repetir lo que oyen y gustan de explorar las posibilidades de su voz. Por eso, a diferencia de otras especies, no hay dos mirlos que canten igual. Cada individuo tiene su voz personal, una firma sonora propia. Todos ellos presentan en común algunos caracteres ‘mirlescos’, como un timbre líquido con un ligero roce, la imperfección que caracteriza a los grandes artistas. Algunos, además, se acercan a la afinación armónica, esa cualidad del sonido que hace que una nota suene mejor al oído. Y como cualquier cantante sabe, desafinar es fácil, pero afinar no es algo casual.

Pero lo que acerca de verdad a los mirlos a la música es su gusto por la variedad. En esta secuencia podemos comprobarlo. Cada ejemplar, grabado en diferentes lugares, a diferentes horas del día, busca sus frases, las enlaza de una manera determinada, casi se podría decir que a su gusto, a lo que llega después de muchas horas, muchos amaneceres de ensayo. Al principio, los jóvenes presentan fraseos muy simples, que pronto evolucionan hacia melodías más elaboradas. Y una vez que han encontrado su canción, la fijan y repiten insistentemente, todas las mañanas de primavera que les queden por delante. Algo que, con todas las reservas, se parece mucho al proceso de composición.

Autor: Carlos de Hita

—————————————————————————————————–

Aflautado y melódico, resulta muy agradable y melancólico. Consiste en una larga sucesión de estrofas breves y variadas, con un típico final agudo. Esta es una de las aves que más tempranamente comienzan a cantar, a veces ya desde finales del invierno. Tiene un reclamo de alarma particular, compuesto por una sucesión de notas agudas, emitidas de forma acelerada y subiendo de tono. Cuando se levanta espantado, lanza un cacareo muy característico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba